Extremadura MisteriosaSegún vamos adquiriendo conocimiento, las cosas no se hacen más comprensibles, sino más misteriosas. 

Lugares abandonados

San Isidro de Loriana, un monasterio franciscano abandonado

Ubicado en la Comarca de Lácara, en los aledaños de la Sierra de San Pedro, el Monasterio franciscano de San Isidro de Loriana se encuentra situado próximo a los municipios pacenses de La Roca de la Sierra y Puebla de Obando, aunque pertenece al término municipal de Mérida. El conventual toma su nombre de la Dehesa de Loriana, que a su vez se lo debe a un arroyo cercano, Lourianilla o Lorianilla, afluente del río Alcazaba.

La dehesa antaño estuvo poblada, primero en el siglo XIII por la Orden de Santiago y posteriormente por pequeños núcleos de población que surgieron junto al conventual en el siglo XVI agrupados bajo el llamado Señorío de Loriana. En 1753, en el catastro del Marques de la Ensenada aparece ya como la dehesa despoblada de Loriana

"...que en este término ay un Conbento de religiosos franciscanos Descalzos que se compone su Comunidad de catorze sacerdotes, quatro coristas, ocho legos y siete donados." No sólo el convento sino en general la dehesa, aparecerán muy afectados por las medidas desamortizadoras quedando hoy el recuerdo de lo que sin duda fue un centro espiritual para toda la comarca de Lácara: "Esta dehesa villa despoblada se llama de Loriana. Es villa de señorío que pertenece al conde de Salvatierra, marqués de Loriana, que cobra los derechos de alcabalas, que valen mil trescientos reales anuales."

El Monasterio de San Isidro de Loriana fue construido en 1551 sobre los restos de una  pequeña y humilde ermita templaria que se encontraba bajo la advocación de San Isidro.

"que no avía en ella mas que dos quartos pequeños de tapias, sin claustro; cuyos altos se dividieron en siete celdas, y lo baxo Refectorio, cozina, Deporfundis, oficina y Sacristía."

Fue levantado a instancia del franciscano Fray Alonso de Manzanete, natural de villa del Manzanete (hoy Puebla de Obando). Con los gastos de edificación corrió el Marqués de Loriana, Juan Velázquez Dávila, con la única condición que su construcción se realizase en esta dehesa de su propiedad.

 "...se ofreció a hacerle un convento en una ermita que estaba en aquel despoblado, de la advocación de San Isidro, que se cree haber sido antiguamente de los Templarios."

Ese mismo 1551 fue inaugurado, teniendo la presencia de los franciscanos una repercusión extraordinaria en toda la comarca. A raíz del alzamiento de este convento, otros comenzarían a nacer. Fue reformado en 1605 por la gran humedad que tenía debido a la proximidad del  río Louriana y edificado en un lugar más alto y seguro, además se realizaron modificaciones arquitectónicas ante la proximidad geográfica a la frontera portuguesa. Como curiosidad decir que sería precisamente en este convento de San Isidro de Loriana donde, se celebrarían los Definitorios Provinciales (entidad que toma las decisiones de una orden religiosa) de 1557 y 1559, siendo elegido Comisario Provincial, el fraile franciscano San Pedro de Alcántara. En el siglo XIX sufrió graves daños durante la Guerra de la Independencia y tan solo unos años después, las leyes desamortizadoras de Mendizábal, terminarían con el desarrollo funcional de éste, abandonándolo definitivamente los frailes en 1841.

El Monasterio de Loriana es una muestra clara de la sencillez, pobreza y humildad que caracteriza a la comunidad franciscana.

Levantado mediante una fábrica de mampostería de piedra a base de lanchas de pizarra y con refuerzo de sillares graníticos, su construcción se completa con el uso de ladrillos en los arcos.

Todo el edificio gira en torno a un claustro central de reducidas dimensiones y gran sobriedad, es una pequeña estancia de 25 metros cuadrados (5X5 metros). El claustro bajo está compuesto por ocho columnas graníticas de orden toscano que sustentan los ocho arcos de medio punto que forman la galería baja del patio. Las cubiertas de este claustro están resueltas mediante bóvedas de arista muy sencillas y aún son visibles algunas cruces pintadas en sus paredes. El segundo piso del claustro está formado por una galería de igual número de arcos que la inferior, estos arcos superiores fueron tapiados en algún momento, dejando solo pequeñas ventanas, para la iluminación de las celdas de los franciscanos, que se hallan dispuestas en el corredor superior. En el centro del patio existía en 1988, un pozo granítico de brocal cuadrado que actualmente ha desaparecido. Desde el claustro se abren los accesos de comunicación con las demás dependencias conventuales.

Si realmente existe una imagen identificativa del Monasterio de Loriana esa es la de sus cinco grandes contrafuertes que dan sujeción a la nave central de la iglesia. Situados en el lado sureste del edificio, están formados por dos amplios arcos macizos y escalonados que sirven como refuerzo y apoyo del edificio.

Adosada directamente al claustro por el costado septentrional se encuentra la capilla o iglesia, de dimensiones también muy reducidas (12 X 5 metros), está levantada sobre una sola nave. El templo tiene un pequeño ábside cuadrado algo sobreelevado respecto al resto de la nave, junto a este ábside y sobre los muros de los costados aparecen restos que podrían corresponder con enterramientos de frailes. Aún son visibles en las paredes interiores del templo restos de un Via-Crucis. Una puerta da acceso al claustro y al resto de dependencias del monasterio. A los pies de la capilla existe un atrio cubierto por bóveda de arista, allí se encuentra una curiosa chimenea-horno y en su fachada aún se conservan elementos artísticos de su vieja decoración.

Además de la iglesia, en torno al claustro se hallan las otras dependencias del convento: la sacristía, el coro, la biblioteca, una zona de comedor y las doce celdas dispuestas sobre el corredor del segundo piso.

Hoy, el convento, se encuentra situado en una propiedad privada de acceso restringido, se halla en un lamentable estado de ruina incluso amenazando derrumbe. No hace mucho fue utilizado como almacén y establo para el ganado. Su deficiente estado de conservación hace que esté incluido dentro de la llamada “Lista Roja del Patrimonio” de bienes patrimoniales en peligro de la asociación Hispania Nostra.

El Consejo de Gobierno aprobó en 2013 los decretos por los que fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC): Decreto 214/2013, de 12 de noviembre, por el que se declara el Monasterio de San Isidro de Loriana en el término municipal de Mérida (Badajoz) como Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento (DOE de 18 de noviembre de 2013).

Vota: 

Average: 4 (9 votes)

Comarcas y Municipios: 

Época histórica: 

Fuente: 

Monasterio de San Isidro de Loriana

Monasterio de San Isidro de Loriana

También te puede interesar...

Ermita templaria abandonada

El templo se encuentra en avanzado estado de abandono...

Convento abandonado

El cenobio franciscano de Santiago fue fundado por la familia de...

Comentarios

El patio de dentro está mejor conservado. Es un cuadrado formado por pórticos y c Desdeolumna y un pozo enmedio. Desde ahí se accede a las demás habitaciones, en ruinas completamente. Aún queda algo de un campanario. No es fácil dar con el Convento, sólo los lugareños saben exactamente dónde está

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
CAPTCHA
Queremos comprobar que no eres un robot
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.